Elena Caraballo

Flatlays

Me encanta componer flatlays para inspirar los “looks” que acabo seleccionando para los editoriales o campañas publicitarias en las que trabajo. Aquí comparto algunos de mis flatlays favoritos, muchos de ellos enfocados en ropa infantil, un segmento de la moda que me apasiona. Haciendo clic sobre la vista en miniatura se puede ver la imagen en tamaño más grande. ¡Espero que os gusten!

 Sígueme 

“Siempre hay que hacer knolling”

 

Los flatlays datan de 1987, cuando un portero que trabaja en el taller de fabricación de muebles de Frank Gehry se dio cuenta de lo bonito que quedaba colocar todas sus herramientas en ángulo recto. Decidió llamar a su presentación knolling, inspirado en las líneas limpias de la serie de muebles modernos de mediados de siglo en la que Gehry estaba trabajando en ese momento, los muebles Knoll .

Muy pronto, el artista y escultor estadounidense Tom Sachs, que también frecuentaba el taller de Gehry, se contagió y acuñó el mantra “Siempre hay que hacer knolling”, incluso llegando a confeccionar un manual de estudio que explicaba cómo hacer knolling en 2009.

La práctica del knolling no tardó en llegar a las revistas de moda, donde mostraban numerosas prendas geométricamente alineados sobre una superficie de una manera clara. Las blogueras pronto adoptaron el estilo en su propia fotografía y la práctica se extendió de forma natural a Instagram, donde el término “knolling” se convirtió en flatlay.

 

Moda infantil

Flatlay animado